El Pacto de Teodomiro

 

EL PACTO DE TEODOMIRO Y LA CORA DE TUDMIR

LEYENDA E HISTORIA

 
        Cerca de la ciudad de Cartagena ABD-AL  AZIZ IBN MUZA IBN NUSAIR desafió a TEODOMIRO, hijo de ABDUS, cuyo nombre recibe el territorio de TUDMIR. Las tropas de este general godo fueron diezmadas a sablazos por los musulmanes, y TEODOMIRO con algunos de sus compañeros de derrota, fue a refugiarse al castillo de Orihuela.

Este es el relato verídico y conciso que cuenta AL- HIMYARI.
Después, nace la leyenda.
Versión tradicional de RASIS.

        TEODOMIRO, capitán de esta gente, era hombre muy experimentado en las cosas de la guerra, y al mismo tiempo muy astuto, pues como viere que la gente que tenia a sus ordenes no mostraba animo de defenderse, dispuso que las mujeres de Orihuela, vestidas de hombre, con el cabello suelto y lanzas en las manos, se dejaran ver sobre los muros de la ciudad, mezcladas entre los pocos soldados que le quedaban, y puestas a la vista del ejercito sitiador, hasta tanto que el pudiese obtener una capitulación honrosa. Esto así dispuesto, el mismo se disfrazo de mensajero, y habiendo antes solicitado y obtenido el correspondiente salvoconducto, se presento en el campo de los muslimes, y no ceso de negociar con el que los mandaba, hasta que obtuvo una capitulación para sí y los suyos.

         Concluida la capitulación, TEODOMIRO se dio a conocer y les dijo su nombre, y enseguida los introdujo en la ciudad, y los muslimes, como no vieron dentro a nadie capaz de resistirles, se arrepintieron de lo que  habían hecho , si bien no dejaron por eso de cumplir con lo pactado.

AL DABBI (1)

(Versión de Gaspar y Remiro)

        "En el nombre de Dios clemente y misericordioso. Escritura de Abdelaziz, hijo de Muza, hijo de Noseir a Teodomiro, hijo de Gabdus, en virtud de la cual queda convenido, y se le jura y promete por Dios- y su Profeta (a quien Dios bendiga y salve) que tanto a él, como a cualquiera de los suyos, se les dejará en el mismo estado en que se hallen respecto del dominio libre de sus bienes; no serán muertos, ni reducidos a esclavitud, ni separados de sus hijos, ni de sus mujeres; se les permitirá el culto de su religión, y no serán incendiadas sus iglesias, ni privadas de su propiedad libre, en tanto que observe y cumpla fielmente lo que pactamos con él, a saber: que entregará por capitulación las siete ciudades, Orihuela, Villena, Alicante, Muía, Begastro, Ojos y Lorca; que no se dará hospitalidad a los que huyan de nosotros, ni a los que nos sean hostiles, ni se molestará a los que nos sean fieles adictos, ni nos ocultarán las noticias que tuvieren respecto de nuestros enemigos; que él y los suyos pagarán cada año un dinar, cuatro almudes de trigo, cuatro almudes de cebada, cuatro azumbres de vinagre, dos azumbres de miel y dos azumbres de aceite, y la mitad de esto los siervos. Fueron testigos Otman, hijo de Abuabda, el Coraxí ; Habib, hijo de Abuobaida, el Firhí ; Abdala, hijo de Meicera, el Fahmí ; y Abucain, el Hadalí ; fue escrito en el mes de Racheb del año 94 de la hégira (Abril de 713 )

         TEODOMIRO consintió en entregar a su hija en matrimonio a ABDAL  JATTAR  IBN  NADIR  AL- DAJIL, y la dotó espléndidamente  con dos aldeas la de TARSA, junto a Elche, y otra situada a ocho millas de Orihuela, conocida en adelante como  TAL AL JATTAR, colina de Jattar, este enlace político contribuyo a mejorar las relaciones de Teodomiro con los musulmanes.

        A la muerte de Teodomiro en el 743, como no consta que el SAHID cristiano tuviera otra descendencia  que la mujer de AL- JATTAR , a esta debieron de pasar sus grandes posesiones, base del patrimonio de los BANU JATTAR, familia que en adelante se hizo celebre por su opulencia.

         A Teodomiro le sucedió  ATANAGILDO al frente del principado autónomo de TUDMIR.
Al comprobar AL- JATTAR que , tras la desaparición de su suegro, una parte sustanciosa de los bienes que aquel disfrutaba no resultaron ser de su propiedad, sino patrimonio del estado que regia –en otro tiempo del estado visigodo- correspondiéndole al Conde solamente el usufructo, entró en cólera y desplegando una violencia y furor inauditos, atropelló a la mozarabía de la región y exigió imperiosamente del  SAHID cristiano la enorme suma de 27000 sueldos de oro, ATANAGILDO reunió el dinero, entregándolo si n perdida de tiempo a su opresor , con esto parece que quedó callado y satisfecho.

         El Califa MERUAN volvió a confirmar el pacto de TUDMIR  con lo que el mozarabe permaneció muchos años al frente del Principado, cargo que desempeñaba todavía en el 754.
El Principado de Teodomiro subsistió hasta los tiempos de ABD AL RAMAN I cuya política centralizadora y uniformadora era incompatible con las exorbitantes exenciones de que disfrutaban los cristianos.
Se ignora la suerte que personalmente cupo a ATANAGILDO, SIMONET creé en la permanencia dentro del cristianismo del último Señor Godo de Tudmir.

                                           Fuente consultada: Orihuela Musulmana de Juan Bautista Vilar