HISTORIA
DE LA COMPARSA

       Fundada en el año 1.974, junto con las Fiestas de Moros y Cristianos de Orihuela, formando parte de la Agrupación de Comparsas Cruzados de Cristo  del Barrio de San Francisco , teniendo el honor de de ser la primera Comparsa Cristiana, que fue Embajadora de los Desfiles de ese mismo año, en la persona de D. Cayetano Cabrera.

       Cuenta D. Francisco García Alcaraz, fundador y presidente de la Comparsa aquel año de 1.974, que los traslados de las Santas Justa y Rufina de la Iglesia de Santa Justa a la Catedral, en la Procesión del día 17 de Julio, Día del Pájaro, las Santas eran portadas a hombros por miembros de la Policía Municipal, ocurriéndosele entonces la idea de que ya, la Fiesta era la celebración de La Reconquista de Orihuela a lo moros en el año 1.243.

       Nada mejor que fueran miembros de La Comparsa Cristiana Embajadora, quienes portaran a las Santas.

      Consultados D. Pedro Cartagena, que era el Alcalde de la Ciudad y  D. Francisco Tormo de Haro, Presidente de la Asociación de Fiestas, no opusieron ningún reparo, por lo que desde ese año hasta el actual, la Comparsa Cristiana Embajadora, tiene el honor de portar las andas de las Santas.

      El 6 de Mayo de 1.982, se escrituro ante el Notario de esta Ciudad D. Luis Sáenz Camargo, la compra por parte de la Comparsa de la Capilla del Santo Sepulcro a la V.O.T., debidamente autorizada por Decreto del Obispado de Orihuela-Alicante y previas las licencias de los Superiores de la Orden Franciscana, gracias a las cuantiosas sumas invertidas en ella y al trabajo personal de varios Comparsistas. La capilla fue remodelada en su interior y exterior. Pasando a ser la Sede Oficial de la Comparsa, hasta el año 2.000 que a causa del grave deterioro que sufre la Capilla por falta de medios económicos que padece la Comparsa y a la nula ayuda Municipal, nos vimos obligados a abandonarla. 

      La Comparsa sigue como siempre lo ha hecho desde su fundación, trabajando para que Las Fiestas de Moros y Cristianos de Orihuela sean cada vez más grandes.