Historia  del
REY FERNANDO

    Fernando III El Santo, Rey de Castilla y León (Bella Fonte 1.199 Sevilla 1.252). Era Hijo de Alfonso  IX de León y Berenguela, hija de Alfonso VIII Rey de Castilla, matrimonio que fue anulado por el Papa a causa de ser parientes próximos por lo que vio discutidos sus derechos sucesorios. Al morir prematuramente Enrique I (1.217) hermano de su madre, esta le hizo coronar como Rey de Castilla, a lo que se opuso su propio padre. Al que  Fernando III tuvo que combatir con las armas, venciéndole.
 
 
    A la muerte de su padre (1.230) consiguió que las Infantas Dulce y Sancha, hijas del primer matrimonio de Alfonso IX les cediera sus derechos, mediante un convenio con sus hermanas, a quienes doto espléndidamente. De este modo se llevo a cabo la unión definitiva entre León y Castilla (1.230). Dando lugar al nacimiento de La Corona de Castilla, en la tuvieron que tuvieron una intervención prudente y magnifica las dos Esposas de Alfonso IX, Doña Teresa, cuyo matrimonio también había sido disuelto por parentesco y Doña Berengüela.

     Fernando III caso en 1.219 con Doña Beatriz de Suabia, hija del Emperador de Alemania, y al quedar viudo contrajo Segundas Nupcias con Juana de Ponthieu en 1.237, de ambos matrimonios tubo trece hijos.

     La gran preocupación de este gran rey fue la lucha contra los musulmanes, conquisto Córdoba (1.236) y por enfermedad suya, el Príncipe Alfonso, luego de Alfonso X, ocupó el Reino de Murcia, que se había hecho vasallo de Castilla y se apodero de Lorca y Mula que se les resistieron (1.244). En el mismo año firmo el Príncipe con su Suegro, Jaime I de Aragón el Tratado de Almizra, por el que se fijo el límite de expansión Aragonesas por el sur.

      Restablecido Fernando, llega hasta la Vega de Granada, se apoderó de Jaén (1.246), del Reino de Granada, Muhamma Alhamar “El Viejo”. Se hizo tributario suyo ayudado a Fernando a conquistar otros territorios musulmanes. Prosiguió su avance por el valle del Guadalquivir, se apoderó de Carmona (1.247) y puso sitio a Sevilla a la que cercó por tierra y por el rió, mediante una Escuadra mandada por Ramón Bonifaz , que, luego de vencer a la Flota musulmana, penetró por el Guadalquivir y corto la comunicación entre Sevilla y Triana; después de un asedio de quince meses, capituló la ciudad (1.248). A la caída de Sevilla siguió la de otras importantes poblaciones, como: Arcos, Medina Sidonia, San Lucar, Jerez y Cádiz, con lo que solo quedaba a los musulmanes el Reino de Granada, tributario de Castilla.

     Murió en Sevilla, victima de la Hidropesía, el 30 de Mayo de 1.252, cuando proyectaba una expedición al norte de Africa, donde los Benimerines se habían adueñado del poder, deponiendo a la dinastía Almohade (1.252). Se distinguió Fernando III no solamente desde el punto de vista militar en la empresa de la Reconquista, con una visión y perseverancia que no poseyeron sus sucesores y que retrasó el fin de la obra, sino como gobernante excelente, favoreció com privilegios y exenciones al estudio general de Salamanca (1.242), por lo que se le considera como fundador de aquella Universidad, comenzó las Catedrales de Burgos (1.217) y Toledo (1.227) de estilo Gótico; se empezó a usar en los documentos el Romance Castellano-
Leones en sustitución del Latín, ordenó la traducción al Castellano del Fuero Juzgo, abrigó el proyecto, que llevó a cabo su hijo, de unificar y refundir toda la Legislación, y reunió Cortes por primera vez en Castilla (1.250), fue una de las más Grandes Figuras de la Edad Media y el que dio mayor avance ala Empresa de la Reconquista, conceptuado como santo, fue Canonizado en 1.671 por el Papa Clemente X y su fiesta se celebra el 30 de Mayo, que fue el día de su muerte.