AMIGOS Y RECUERDOS

 


   
Reunídos en torno a una mesa encontramos a varios amigos que pasan la velada de una noche cualquiera de un día cualquiera. 

      En la mesa, preparada con gusto, hay productos de la huerta, cocinados con amor de buen cocinero. No podían faltar ni las patatas hervidas ni las habas, con sus trozos de jamón y su buena cabeza de ajo, ni tampoco el vinillo de la tierra, para con él complementar y hacer buena digestión de lo comido, y dar un poco de rienda suelta a la alegría y al pensamiento.

     Entre bocado y bocado, risas y bromas, y algún que otro chiste caldean el ambiente para, al final de la cena, y después de tomar café y algún whisky que otro, pasar a contar y recordar cosas ocurridas en tiempos pasados. 

      ¿Os acordáis dice uno de los comensales de las fiestas que se hacían en el barrio allá por los años de 1960?.

      Sí 
dice otro Por aquellos años se creó al amparo del convento de San Francisco una Organización llamada “Cruzados de Cristo”, la cual, entre otras cosas mantenía escuelas para los niños más pobres del barrio y organizaba charlas y coloquios en el salón de actos que a fuerza de muchos sacrificios se logró construir, y que también sirvió para representaciones teatrales que nosotros los jóvenes poníamos en escena. 

     Las fiestas en honor a San Antonio eran célebres en toda la ciudad y su huerta; a ella acudía la juventud de aquellos años, y también los mayores, pues se hacían festejos del agrado de todos.

-                  Eso es verdad -dice otro-, ‘ lo mismo se escuchaba música clásica que moderna, a cargo de “Los Grecos”, “Los Kinders”, la afamada orquesta “Chery”, y la no menos famosa de Francisco Navarro. 

      Fueron años inolvidables; se trabajó mucho, eso sí, pero también quedaba la satisfacción de haber hecho algo bueno. 

     ¿Te acuerdas del tío Paco “el Juana”? comenta otro-. ¡Qué hombre más trabajador y responsable; siempre estaba dispuesto para todo lo que le mandaran hacer! Había que hacer agujeros en el suelo de la Alameda para poner maderas para la cucaña o banderas: allí estaba el tío Paco; había que salir a pedir por el barrio con el cuadro de San Antonio: lo mismo, era incansable. 

     También teníamos otro vecino que dejó un gran recuerdo: Juanico “el Oso”, el eterno cohetero en todas las fiestas o actos que se organizaban, y también el que se disfrazaba de borriquillo en la representación de “Los pastores de Belén”. 

     Uno de los contertulios pregunta: -¿Cómo fue el principio de las fiestas de Moros y Cristianos en el barrio de San Francisco?. 

-                   Pues mira- le contesta otro-, empezó de una manera muy sencilla. 

      Paco Torá era, en aquel año de 1975, el maestro peluquero de la única peluquería de caballeros que existía en el barrio, y al mismo tiempo, el alcalde pedáneo del mismo. En la puerta de la peluquería esperábamos turno varios vecinos entre ellos Paco García, o como todo el mundo le conocía, Paco el del Ocaso.

       Paco Torá enseña al otro Paco un escrito que había recibido de la recién formada Junta de la Asociación de Fiestas de Moros y Cristianos “Santas Justa y Rufina”, en el cual invitaban al barrio a sumarse a las fiestas de ese año, con la particularidad de incluirse en la Agrupación “Los Armengoles”, con sede en el barrio del Rabaloche, y le dice:

                     - 
No nos metamos en más fiestas, pues con las de aquí tenemos bastante. 

    ¡No!- le dice Paco García-; yo me enteraré de cómo está esto y entonces contestaremos. Pero vamos a adelantar tiempo y formar la Junta que nos tendrá que regir.
 

       Dice esto: 
                    Sale a la puerta de la peluquería y comenta con los vecinos que están esperando turno la carta recibida; y todos aprueban que participemos en las fiestas próximas. En aquel mismo momento queda provisionalmente formada la
Junta por el siguiente orden: 

                   Presidente:      Cayetano González Cascales
                   
Secretario:       Francisco García Alcaraz 
                   
Tesorero:               Francisco Gómez Mateo 

                   Vocales:          Francisco Torá Díaz         José Pertegal Terres
                                         
Vicente Soler Vilella        Manuel Bernabé Estañ  
                                         José Torá Vegara            Rafael Esteve Bordería
                                         Antonio Costa Lidón        Jesús Gálvez Campos

                     
                                  

               Ya hemos dado el primer paso; tenemos que agilizar los trámites, pues estamos a cuatro meses de las próximas fiestas y no tenemos nada.
                 -¿Salisteis con “Los Armengoles”?.
                 - No, pues Paco García se 
informó de que uno de los artículos de los recién aprobados Estatutos de la Asociación condicionaba a poder ser agrupación independiente cuando se contara con un número determinado de comparsistas,  y el barriode San Francisco podía contar con ellos.

               Se le envía una carta a la Asociación notificándole nuestro requerimiento a ser agrupación independiente. La Asociación contesta con fecha 20 de Febrero del mismo año, con la siguiente notificación:

               ANTONIO GIMENEZ LOZANO, Secretario da le Asociación de Moros y Cristianos de Santa Justa y Rufina de la Ciudad de Orihuela.

            C E R T I F I C 0 :  Que  según consta en el libro de actas de esta Asociación en la reunión celebrada por la junta Directiva en concepto de Ordinaria en  el día diez y ocho de Febrero de  mil novecientos setenta y cinco entre otros se tomó el siguiente acuerdo:

              “A la vista de la carta remitida por los  Cruzados de Cristo en relación a su inclusión en esta Asociación para poder actuar en las fiestas de Moros y Cristianos de esta localidad, y oídos los representantes de las diferentes Agrupaciones y Junta Fundacional constituida en directiva se  acuerda  por unanimidad, citar al Presidente y dos Delegados a la  reunión que tendrá lugar en la Jefatura Local del Movimiento el próximo viernes día 28, a dicha reunión llevaran los bocetos de los trajes ha confeccionar, escudo de la Agrupación, y de las comparsas, así mismo relación numérica de los componentes de la misma (festero y Protectores, ) y todo lo relacionado con la fiesta y esa posible agrupación ya que esta comunicación no implica la aceptación por parte de la Junta de la Asociación, “la aceptación o no de esa Agrupación sin antes ser oída y amoldarse en un todo e los estatutos de la Asociación”.

     Lo que extiendo en Orihuela a 20 de Febrero de Mil Novecientos Setenta y Cinco.

       

    
  ¿Y aprobaron vuestra petición?
-        Sí, después de dos horas de argumentaciones por ambas partes, se llegó al acuerdo de ampliar la Asociación con una agrupación más, con el nombre de “Agrupación de Comparsas Cruzados de Cristo”.

      Con muy poco margen de tiempo (apenas cuatro meses nos pusimos a trabajar y pudimos sacar a la calle dos comparsas: una Cristiana con el nombre de “Caballeros del Rey Fernando”, y otra Mora, “Moros Nazaríes de Abén ­Humeya”. 

      Por ser la agrupación última, nos correspondió nombrar el primer Embajador Cristiano de las recién refundadas Fiestas de Moros y Cristianos. 

-  ¿Y quién fue el primer Embajador? 

-         El primer Embajador fue nuestro presidente de agrupación Cayetano González Cascales, y nuestra primera Abanderada Mª.  Dolores Pertegal Terrés, siendo ambos muy aplaudidos por el numeroso público que presenciaba todos los actos.

 
 

       Terminadas las fiestas de este año, se empieza a trabajar para el próximo, y es en éste de 1976 cuando se piensa en agregar otra comparsa cristiana a la agrupación.

      ¿De quién fue la idea de una comparsa de piratas? 

       La idea fue de Paco Torá, pues no quería otra comparsa de “chatarreros”, como él llamaba a los cristianos con espada, casco y escudo. 

        Después de barajar varios nombres, se llegó al acuerdo de llamarla “Marinos Corsos”, aunque algunos querían llamarla “Piratas Rojos” o “Mosqueteros del Mar”. 

        Presentamos a la Asociación los bocetos de los trajes y armamento, pero tropezamos con la agrupación “Los Acequianos”, que no querían que hubieran más comparsa pirata que la de ellos. Presentamos a la Asociación un escrito protestando por esa obstrucción de “Los Acequianos”:
 


Orihuela a 22 de Mayo de 1.976



Sr. Presidente de la Asociación de Moros y Cristianos Sta. Justa y Rufina.
QRIHUELA. 

La Agrupación de Moros y Cristianos” Cruzados de Cristo” del Barrio de S. Francisco, con el debido respeto responde, la siguiente carta, para que sea leída, en la próxima Junta de esa Asociación.

En la Junta anterior, a la que tuvo lugar el día diez de Mayo del. Año en curso, solicitamos la admisión de una Comparsa de Piratas, previa aprobación boceto presentado; después de las deliberaciones a que hubo lugar, se llegó  a la conclusión de aprobarla, a condición, de que no se llamaran Piratas y les hiciésemos unos  sombreros distintos al diseño, por asemejarse estos, a los que sacaban los Piratas Bucaneros de la Agrupación de Los Acequianos.

No nos pareció correcta la prohibición de ostentar el nombre de Piratas, pues entendimos, que si había una comparsa de Piratas Bucaneros, igual podían existir Piratas “Filibusteros”, “Corsarios” o algunos otros que habrán existido; si las razones de Los Piratas “Bucaneros” prevalece, creemos su nombre debe alargarse en Piratas “Bucaneros y en cualquier otra clase de Piratas”. 

No  expusimos estos razonamientos, entendiendo que no tenía tanta importancia el nombre de la nueva Comparsa, ni los arreglos que nos indicaron para su indumentaria, por lo que salimos de la Junta, decididos a obrar, según se nos dijo. 

Por  todo lo expuesto, nos asombró la carta leída en la Junta del día diez de Mayo, en la que Los  Acequiones manifestaban, su decisión de retirarse, en el caso de no aceptar, la  Asociación, las condiciones por ellos expuestas. 

Por lo tanto la Agrupación “Cruzados de Cristo” pide a la Asociación, le informe con cuentas:  “trajes distintos a sido autorizada la Comparsa Piratas “Bucaneros”, para no volver a coincidir con ellos,  el nuevo boceto que tenemos es el propósito presentar a esa Junta. 

Atenderemos por supuesto cualquier decisión,  ya que por nuestra causa, no queremos que nadie amenace con retirada de su Agrupación, si no prevalecen sus criterios, aunque nos consta que no les mueve otra cosa que el mayor REALCE DE NUESTRAS FIESTAS, como siempre nos han demostrado Los Acequianos, que aunque no compartamos sus posturas, seguimos estando incondicionalmente a disposición de todos los sus miembros.

Atentamente les saludan:




 

Todo llegó a buen acuerdo, y este año de 1976 salió la comparsa a la calle con el nombre de “Marinos Corsos”. 

-              ¿Y por qué y cuándo se le cambió el nombre a la comparsa? 

-              El nombre se le cambió con un buen criterio en el año 1979, ya que este nombre de “Seguidores de Arum y enRuidoms” está más consonancia con la historia de nuestra ciudad. Al cambiar de nombre, también cambió la indumentaria y el escudo de ésta.

     Nuestro buen amigo y magnifico pintor y profesor José Botella ha reflejado en esta “Boligrafía” a nuestro pájaro Oriol, que es el emblema de la comparsa. Dominando sobre las ruinas del castillo derruido, el poder cristiano sobre las huestes de la Media Luna, expulsadas para siempre de nuestra patria chica con la intercesión de las Santas Justa y Rufina, y el coraje de las valerosas huestes, capitaneadas por la Arnengola y los esforzados Arum y Ruidoms.



¿Por qué?  pregunta otro de los contertulios- las comparsas se independizaron de las agrupaciones?

-                                              
El espíritu de independencia está siempre presente en el hombre, y más en el oriolano, que ha dado pruebas de ello a lo largo de la historia.

           Al principio de la fiesta crearon las Agrupaciones para poder controlar con ellas a las diferentes comparsas que las componían. Cada Agrupación estaba constituida por cuatro comparsas, dos moras y dos cristianas; cuando alguna de ellas desaparecía por cualquier motivo, era reemplazada por otra del mismo bando. 

Al crearse la comparsa de “Marinos Corsos”, fue incluida en la Agrupación “Cruzados de Cristo”. Así, se convivió unos años, pero cada comparsa tenía sus simpatizantes, y quería hacer su propia fiesta; así es que cada una montó su cuartel festero conviviendo a su manera. La comparsa “Seguidores de Arum y Ruidoms” tiene su cuartel festero en la Alameda de San Francisco, en el que conviven todos, son célebres las “pelotas de Paco Torá” y el arroz y conejo con serranas del “Paquino”, amén de la simpatía que derrocha como “barman” Luis Gas.

         En los desfiles se nota el pundonor y buen hacer que derrochan las filas femeninas o masculinas, siempre conducidas con elegancia por los cabos más garbosos. Entre estos cabos y desde el comienzo de las fiestas se ha distinguido uno por la energía y buen desfilar. 

       ¿Quién es ese cabo? preguntan todos. 

-                                              Ese cabo no podía ser otro que Pepe Pertegal, pues no ha habido nadie que le iguale. No en vano, figura su nombre en versos y coplillas como éstas: 

¿Qué comparsa es aquella 
que desfila tan marcial? 
Es la mejor de Orihuela 
La de Pepe Pertegal.
 ******

¡Qué prestancia de desfile!
¡Y qué fila tan marcial!
¿Qué cabo es quien la guía?
Es Pepico Pertegal 

 

Este año de 1999 le corresponde a la comparsa Seguidores de Arumy Ruidoms la Embajada Cristiana, la tercera desde su fundación, siendo en el año t980 el primer Embajador D. Manuel Cabrera Ruiz; el segundo, en 1990, D. Francisco Torá Díaz; y la del presente año,  1999,  a D. Eduardo Ferrández Cifuentes. 

         Todos sus componentes tienen un gran ánimo de superación, y un fuerte voluntad de hacer de esta comparsa una de las mejores de las fiestas de Moros y Cristianos de Orihuela. 
 

         Después de cuatro largas horas de tertulia y tomando el último café y copa, y también, como no, con un poco de sueño, se termina esta velada, emplazándola para otro día con otros temas y recuerdos. 

Oribuela, julio de 1.999
FRANCISCO GARCÍA ALCARAZ